Mesa de Análisis y Desarrollo

Espacio para el debate de las ideas, la reflexión y propuestas que apuestan al desarrollo

Decía Don Rafael Herrera : “Culpables somos Todos”.

Decía Don Rafael Herrera : “Culpables somos Todos”.

showimage

Los que con la gracia de Dios hemos tenido la dicha de existir durante siete o más décadas, el Señor nos ha dado el privilegio de vivir por lo menos dos vidas en este mismo estadio terrenal.Una vida como era antes, sencilla y apacible en la que había que esperar mucho tiempo para disfrutar de la Navidad, y otra la de hoy con todo su agitado discurrir, impulsada por el acelerado y cambiante desarrollo de los recursos tecnológicos puestos a nuestro alcance.Esa situación, no obstante, coloca a muchos beneficiarios de ese privilegio en la difícil posición de no comprender cabalmente los cambios que le ha tocado experimentar y en el peor de los casos sentir el látigo de la incomprensión en el ámbito del pensamiento de las nuevas generaciones.

En el marco de esa realidad hemos llegado a la conclusión de que en el caso de la República Dominicana y el comportamiento de sus distintos grupos sociales, ha habido tres factores eficientes en su devenir histórico. Esos factores han sido y son los partidos políticos, los gobernantes y la ciudadanía.

Al paso de los años, dos de esos tres elementos, los partidos y los gobernantes han sufrido cambios, en muchos casos dramáticos. El único que ha mantenido una constante en su comportamiento colectivo es la población en su inmutable conducta de bipolaridad sociológica. Constante que tipifica su esencia e identidad de nación, a pesar de los intensos vientos de cambio motorizados por las corrientes de la globalización en todos los órdenes.

“El Derrumbe” de García Godoy

Don Federico García Godoy un extraordinario intelectual nacido en cuba, en su libro El Derrumbe escrito en 1917 considerada una obra entrañable dominicana, como la calificara el Profesor Juan Bosch, describe las deficiencias del medio dominicano de su época al afirmar que: “en el hibridismo de nuestro origen étnico residen los gérmenes nocivos que, fructificando con el tiempo, han determinado un estado social en gran parte refractario a un desarrollo de civilización efectiva y prolífica. De sangre indígena, de sangre quisqueyana, tenemos bien poca cosa si es que poseemos algo.”

Continúa diciendo el autor, “Nuestra concreción étnica actual está integrada por sangre de blanco europeo de procedencia generalmente baja y maleante y del etíope salvaje y pleno de las supersticiones febricitantes y fetichistas de sus selvas africanas.”

En consecuencia, “De esas dos ascendencias tan distintas y desafines surgió un tipo colonial de aspectos precisos y definidos, pero poco capaz de evolucionar de manera gradual y metódica hacia formas de vida social cada vez mas progresivas y perfectibles.”

Acertada Visión del Padre Meriño

Previo a esa atinada conceptualización de García Godoy sobre el ser dominicano, ya en el pleno siglo XIII el sacerdote Femando Arturo de Meriño en su memorable discurso pronunciado en la toma de Posesión del Presidente Buenaventura Báez, traído al país desde el exilio para ocupar la presidencia de la República hizo el siguiente pronunciamiento: “Vuestra estrella se levanta sobre los horizontes de la República y se os llama a ocupar la silla de la primera magistratura, tan inesperado acontecimiento tiene atónitos a muchos que los contemplan empero, yo que solo debo hablaros el lenguaje franco de la verdad, que he sido como vos aleccionado en la escuela del infortunio en la que se estudian con provechos las raras vicisitudes de la vida, no prescindiré de deciros que no os alucinéis por ellos; que en los pueblos como el nuestro valiéndome de la expresión de un ilustre orador americano, tan fácil es pasar del destierro al solio, como descender de éste ante la barra del Senado.”

Reafirmación o Rectificación

Ante los hechos que se han venido presentando en los últimos tiempos en una aparentemente concatenada sucesión de acontecimientos, es oportuna la ocasión para hacer un alto en el camino y establecer un ámbito de reflexión que nos permita entender la evolución política, económica y social conducente a la realidad que hoy vivimos los dominicanos.

De entrada entiendo que es de justicia recordar a Don Rafael Herrera uno de los más auténticos referentes del periodismo nacional, con quien durante mis años de servicio en el Listín Diario tuve el privilegio de conversar en múltiples ocasiones.

De tiempo en tiempo evoco sus palabras, expresadas repetidamente cuando se pretendía señalar a determinado individuo o grupo social del camino que nos ha conducido a nuestras actuales preocupaciones. Decía Don Rafael en sus cotidianos intercambios con los periodistas y amigos del Listín Diario: “Culpables somos Todos”.

Entre otras muchas razones, la opinión era externada por este reconocido intelectual precisamente ante las denuncias y las preocupaciones colectivas generadas como consecuencia de las acusaciones de corrupción de los políticos, así como los primeros atisbos de consumo y tráfico de estupefacientes entre los jóvenes de la época.

Metamorfosis Gobiernos PLD

Muchos son los que comentan sobre el notable cambio producido en el comportamiento del presidente Leonel Fernández, líder de ese partido, como resultado del contraste entre su primer gobierno del 1996 al 2000 y su segundo mandato 2004-2012.

En ese primer gobierno los ciudadanos de clase media, primordialmente, disfrutaron de una etapa en la cual ya no era un calvario asistir a una oficina pública a diligenciar documentos como la cédula, la licencia o el pasaporte en razón de que se obviaba el anterior paso por “la oficina” del “buscón de turno” como se estilaba previamente.

La modificación de este procedimiento, entre otras medidas, provocó que al llegar esos buscones a su hogar en “parte atrás”, ante el reclamo de sus cónyuges por el dinero ganado durante el día estos respondieran reuniendo a sus iguales en el barrio, arengándoles sobre la necesidad de votar en contra de los peledeístas “comesolos”, en las próximas elecciones. Así lo hicieron y determinaron la salida de Leonel Fernández y su equipo en ese primer periodo de gobierno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Es de general conocimiento el hecho de que el ascenso al poder del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) con su líder Hipólito Mejía a la cabeza y el detonante de la crisis económica-bancaria surgida durante su mandato, dieron oportunidad para el retorno al poder del ex-presidente Fernández y su Partido.

Repuesto en el solio presidencial por las “raras vicisitudes de la vida” como ha dicho el Padre Meriño, nadie niega las dotes de inteligencia y la oportunidad que la Providencia puso en sus manos para asumir como dijera García Godoy, un colectivo social poco capaz de evolucionar de manera gradual y metódica hacia formas de vida social cada vez mas progresivas y perfectibles.

Esa circunstancia dio nacimiento al nuevo Leonel, el de las grandes transformaciones urbanas y materiales, dando lugar al cumplimiento de las dos grandes aspiraciones suyas, sin que necesariamente sean sueños de niño. La construcción de una metrópolis denominada como su “Nueva York Chiquito” y la conformación de una organización educativa de altos estudios nombrada Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE).

Hacia dónde vamos…

El cuestionamiento que surge a consecuencia de las condiciones actuales que se presentan en el país, se resume en una frase puesta en moda en la década del setenta en la emisora Onda Musical, bajo la dirección del recientemente fallecido Mario Báez Asunción, época romántica de las ideologías políticas, donde se preguntaba a diario en un programa de radio: “¿Hacia dónde nos llevarán estos caminos?”…

Evidentemente, esa ruta de ayer nos ha traído a lo que vivimos en la actualidad y justifican la recurrencia de la pregunta con la variante de ¿hasta cuándo seguiremos por estos caminos?

Para las personas que sobrepasan las seis o siete décadas de vida, la esperanza de alcanzar un futuro mejor para el colectivo de ciudadanos dominicanos se ve frustrada por tres factores esenciales que perfilan la conducta del colectivo poblacional de este tiempo.

La frustración encuentra sustento, en primer lugar, en la realidad de que los movimientos de indignación y motor de las protestas sociales parten generalmente del segmento joven de la población, primordialmente de los barios menos favorecidos de la sociedad, cuando estos encuentran modelos a seguir con altos valores de dignidad y buen comportamiento.

Ahora, a diferencia de lo que sucedía hace un par de décadas, cuando el acceso a los medios de comunicación especialmente la televisión era privilegio casi exclusivo de artistas de la clase media-media alta como Niní Caffaro, Fernando Casado, Luchy Vicioso, Freddy Beras Goico, Sonia Silvestre entre otros, con la sola excepción de Johnny Ventura y Rafael Corporán de los Santos, los jóvenes de los barrios copan los medios tradicionales y los del Internet con su amplia variedad de redes sociales.

Aquellos jóvenes con un mínimo de talento para el arte tienen como modelo a seguir a Omega, Vakeró, Mozart La Para, El Lápiz, Tito Swing, por solo mencionar algunos famosos en el Dembow, el Rap, Hip Hop, Reggaetón, así como la bachata, la salsa y el género del humor cuyos exitosos referentes artísticos han salido de populosos barrios de nuestra ciudad, como son Félix Tejada (Nonguito), Aquiles Correa, Gerald Ogando y Diana Filpo catapultados a la fama por Jochy Santos y su programa “Botando el Golpe”, sirviendo estos de modelos a seguir por esos jóvenes de los barrios en este tiempo.

Los que no tienen el talento para el arte, por el contrario, se refugian en el micro-tráfico, otro segmento más riesgoso aún, en sus esfuerzos por obtener los recursos económicos necesarios para su subsistencia. Con el agravante de que en estos casos sus principales defensores vienen a ser sus propios parientes (madres, tías, hermanas, abuelas), que reciben el beneficio colateral de las gestiones que estos desarrollan en sus respectivas localidades.

A estos se suman los diversos subsidios convertidos en una tercera fuente paralizante y acomodaticia proveedora de ingresos políticamente comprometidos como el Bonogas, Bonoluz, los cupones para alimento y la tarjeta Solidaridad, distribuidos estratégicamente en los barrios paupérrimos y profundamente carenciados del país a la espera de las próximas elecciones, a fin de negociar los beneficios y ventajas personales y familiares que estos reportan.

Visión de Futuro

Lo antes expuesto en estas reflexiones septuagenarias obliga a pensar en la creación de Una Nueva Realidad para los dominicanos. Esto, a la luz de la popular frase del genio Albert Einstein quien aseguró que “no se pueden obtener resultados diferentes, haciendo lo mismo que se ha hecho siempre”.

Bajo esa premisa, es imprescindible asumir nuevas actitudes y comportamientos colectivos que dejen en el pasado las hábitos, usos, rutinas, prácticas y costumbres, a contrapelo de la generalizada convicción de que “somos así y así somos” reforzado con la creencia de muchos en el sentido de admitir que si cambiamos, perderemos nuestra esencia de “ser dominicano.”

Se requiere la puesta en práctica de una cultura de transformación social basada en los pilares de la investigación, la innovación, el desarrollo tecnológico. Sobre esa base nuestro país debe y puede avanzar hacia el progreso, la modernidad, la inserción global y la diversificación de nuestra estructura productiva hacia nuevas actividades de alto valor y de gran impacto.

Una nueva cultura en la cual converjan actividades de educación, trabajo, creación de empresas y de investigación y desarrollo e innovación, así como la atracción de Inversión Extranjera Directa, que busca hacerse sostenible a través de la aglomeración de iniciativas empresariales, académicas, científicas y tecnológicas orientadas a crear un entorno de país donde ejecutivos, empleados, investigadores, personal docente y estudiantes y la población en su conjunto, puedan encontrar trabajo, educarse, vivir y entretenerse de una manera saludable.

En este sentido, es imprescindible que los dirigentes que tienen las riendas del país en sus manos, asuman la lapidaria frase atribuida a Steve McDonald, Director del Woodrow Wilson International Center for Scholars, cuando afirma que: “nosotros tenemos ya un nuevo orden mundial. Si aun no te has dado cuenta, quiere decir que no estás prestando atención”.

TOMADO DEL DIARIO LIBRE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: