Un refrán popular dice que el matrimonio es como los flamboyanes: primero flores y luego vainas. Su belleza es muy singular.
Las altas temperaturas del mes de junio anuncian la llegada del verano y las calles se visten del más intenso rojo porque en esa temporada el flamboyán o framboyán, árbol originario de la selva seca caducifolia de Madagascar, se muestra en todo su esplendor en República Dominicana.
El brillo de sus flores contrasta con los rayos del sol creando en su entorno uno de los más lindos paisajes que deja boquiabiertos a criollos y extranjeros, quienes cámara en mano no pierden la oportunidad de plasmar en una instantánea la majestuosidad de este árbol de clima tropical.
Su nombre procede del término francés “flambo” que significa fuego. El flamboyán se…