Mesa de Análisis y Desarrollo

Espacio para el debate de las ideas, la reflexión y propuestas que apuestan al desarrollo

SIONISMO, HIPOCRESÍA EN SU MÁXIMA EXPRESIÓN

Artículo publicado en la revista Sigfrido de Octubre de 2016

En 2014, David Duke nos había dado su versión de lo que para él eran los 10 puntos que más se pueden destacar de la hipocresía sionista, él lo hace desde un punto de vista global, muy general, a mi me gustaría enfocarme en algunos aspectos puntuales, no quiero hacer un análisis como tal del texto de Duke, aunque es obviamente un punto de referencia para tratar de darle cuerpo a este texto, quiero más bien contextualizarlo con nuestro entorno, con nuestro continente y nuestro país.
Primero que todo debemos responder a la pregunta que muchos se deben hacer ¿Qué es el Sionismo? El sionismo (El término sionismo deriva de la palabra Sion (del hebreo: ציון, uno de los nombres bíblicos de Jerusalén) es, en primera instancia, el nacionalismo judío, cuyo objetivo principal en sus inicios era el establecimiento de un hogar nacional para el pueblo judío con el fin de preservar su identidad étnica y cultural.
“Sionismo” fue acuñado como término por el editor austriaco de origen judío Nathan Birnbaum, fundador del movimiento estudiantil judío Kadima, en su diario Selbstemanzipation (Autoemancipación) en 1890[1].
Sin embargo, el sionismo se ha convertido en un movimiento que ha logrado un alcance mundial y cuya finalidad suprema es la de defender los intereses judíos de toda índole, sean desde el punto de vista nacionalista, económico o político, aún a costa de otros pueblos, transformándose así en una suerte de supremacismo judío[2].
Según los sionistas el antisemitismo está en todas partes, es un fantasma que los persigue donde quiera que están, de hecho, muchos sionistas creen que el “antisemitismo” nunca desaparecerá y que los judíos deben vivir con esto en mente,  mientras que otros perciben el sionismo como un vehículo para acabar con el “antisemitismo”. Es así como nacen asociaciones sionistas que actúan como policías del pensamiento, jueces y a la vez verdugos, que todo el tiempo están vigilando todo lo que se dice y se hace en el mundo, en la televisión, la prensa, la radio, el Internet, con el único fin de defender los intereses particulares de los judíos, asociaciones que hace tiempo pasaron los limites de su objetivo principal y de la defensa de su pueblo —lo cual es algo positivo— para convertirse en quienes ponen las reglas, dictan las leyes y hacen cumplir los castigos que ellos mismos quieren imponer, a todo lo que ellos quieran ponerle la etiqueta de “antisemitismo”, de ser necesario hacen que los gobiernos modifiquen sus leyes y sus posturas para no lastimar los sentimientos ni poner en riesgo los intereses de los judíos en todo el planeta, poniendo la libertad de expresión en jaque y a las personas en general en una posición de “cuidar sus palabras” para no caer en la desgracia de ser etiquetados como “antisemitas”.
Entre las asociaciones que censuran y restringen la libertad de expresión en todos los ámbitos, tenemos principalmente la Liga Antidifamación (ADL en inglés), esta es una asociación judía fundada por la organización B’nai B’rith (“Hijos del Pacto” en español) en los Estados Unidos, cuyo objetivo es “mediante apelación a la razón y la conciencia y si es necesario a la ley, detener la difamación del Pueblo judío”. Actualmente está dirigida por Jonathan Greenblatt[3]. También está el Southern Poverty Law Center (SPLC, «Centro legal para la pobreza sureña») esta es una organización no gubernamental de defensa de los derechos civiles conocida por sus victorias legales contra “grupos supremacistas blancos” (como ellos llaman a todo el que este en contra de su voluntad); su representación legal de las víctimas de “grupos extremistas”; su clasificación de milicias y organizaciones extremistas; y su programa educativo que promueve la tolerancia. El SPLC también clasifica y lista grupos extremistas o, como se llaman en EE.UU., “grupos de odio”, organizaciones que en su opinión denigran o atacan a colectivos enteros de personas por atributos que están fuera de su control[4].
En nuestro país se creó la Ley No. 1482 del 30 de noviembre de 2011, por medio de la cual se modifica el Código Penal y se establecen ciertas disposiciones que tienen por objeto garantizar la protección de los derechos de una persona, grupo de personas, comunidad o pueblo, que son vulnerados a través de actos de racismo o discriminación. Hasta ese punto todo muy bien, porque es deber del Estado velar por el bienestar y a su vez proteger los derechos de todas las personas que habitan su territorio y principalmente en un país como Colombia donde vivimos blancos, mestizos, negros e indígenas juntos, pero si seguimos leyendo esta Ley nos daremos cuenta que el trasfondo no es otro que proteger los intereses del sionismo y los judíos en Colombia, en el Artículo 7°. (Modifíquese el artículo 102 del Código Penal), dice textualmente lo siguiente:
“Artículo 102. Apología del Genocidio. El que por cualquier medio difunda ideas o doctrinas que propicien, promuevan, el genocidio o el antisemitismo o de alguna forma lo justifiquen o pretendan la rehabilitación de regímenes o instituciones que amparen prácticas generadoras de las mismas, incurrirá en prisión de noventa y seis (96) a ciento ochenta (180) meses, multa de seiscientos sesenta y seis punto sesenta y seis (666.66) a mil quinientos (1.500) salarios mínimos legales mensuales vigentes, e inhabilitación para el ejercicio de derechos y funciones públicas de ochenta (80) a ciento ochenta (180) meses”[5].
Es increíble que una ley que pretenda “garantizar la protección de los derechos de una persona, grupo de personas, comunidad o pueblo”, tenga que tener un artículo especialmente dirigido a defender los intereses judíos, realmente esta ley no tiene nada que ver con las minorías en general, esta ley fue creada y aprobada durante el gobierno del presidente Juan Manuel Santos para satisfacer a sus amos, ya en mi blog, Memorias del Pasado, hemos publicado un artículo denunciando su cercanía y posición frente al Sionismo y el poder que gobierna a Colombia desde las sombras, moviendo los hilos de los títeres de turno en los gobiernos de los últimos años.
Llama además la atención la cifra base de la multa, “666.66”, todo siempre todo tan calculado y tan ritual, todo siempre ligado al tema de los 6.000.000 y el retorno de los judíos a la tierra prometida, que básicamente es la razón de ser del Sionismo, en un libro titulado “La Clave del Nuevo Orden Mundial: El Dogma del Holocausto del Judaísmo”, el autor, Ben Weintraub afirma que el numero 6 tiene, de hecho, importancia mítica porque está basado en fuentes cabalísticas[6]. El autor judío Benjamen Blech, confirma esta realidad en su libro “Los secretos de las palabras hebreas”[7].
Cabe destacar que hace poco tiempo en los medios de comunicación también se dio a conocer que Israel y Facebook se unirán para combatir los mensajes en redes sociales que inciten a la violencia y el antisemitismo, la ministra de Justicia Ayelet Shaked (Bait Yehudi) y el Ministro de Información Gilad Erdan (Likud) se reunieron con varios jefes de Facebook para solicitar que la plataforma global elimine todos los mensajes que inciten el odio hacia los judíos[8], algo curioso y que no podemos dejar pasar por alto ya que es desde esta “simple pero significativa noticia”, desde lo pequeño podemos dimensionar las cosas y nos damos cuenta de lo hipócrita que es el Sionismo, si uno se pone a ver las redes sociales de las personas que viven en Israel y de los judíos en el resto del mundo, puede uno ver como solamente destilan odio y usan el lenguaje más vulgar  y degradante que pueden contra los árabes, los gentiles en general y contra todo aquel que se oponga o critique a Israel, inclusive si es judío.  Todo a lo que los sionistas se oponen, lo hacen ellos multiplicado, quieren que se reconozca su genocidio como algo sagrado, pero ellos no solo están acabando con los palestinos, sino que están fomentando guerras y financiando grupos que siembren terror en todo Oriente Medio, mientras el mundo siempre calla sus crímenes y mira indiferente hacia otro lado por miedo a ser etiquetados de “antisemitas” y eternamente veremos a los judíos como las víctimas porque no pasa un día sin que usen su arma propagandística más eficaz, el “Holocausto” un asunto dogmático y sagrado que no se puede tocar ni revisar, y es por esto que quieren censurar el Internet, la radio la prensa, la TV, es por esto que quieren cerrar librerías, para que la gente no investigue ni saque conclusiones de lo que realmente sucede en el mundo y del papel que juega el sionismo en todo esto.
[1] https://es.wikipedia.org/wiki/Sionismo
[2] http://es.metapedia.org/wiki/Sionismo
[3] https://es.wikipedia.org/wiki/Liga_Antidifamaci%C3%B3n
[4] https://es.wikipedia.org/wiki/Southern_Poverty_Law_Center
[5] http://wsp.presidencia.gov.co/Normativa/Leyes/Documents/ley148230112011.pdf Pag. 3.
[6] Weintraub, Ben, El Dogma del Holocausto: La Clave del Nuevo Orden Mundial, Publicaciones Cosmos, 1994
[7] J Aronson Inc., 1991, p. 241. “La palabra hebrea para ‘ye shall return’ (TaShuVU), parece haber sido escrita incorrectamente. Gramaticalmente se requiere otro (vav). Debería leerse (TaShUVU). ¿Por qué carece de la letra (vav), que representa ‘seis’? [TaShuVU] sin la ‘vav’ es una predicción para el pueblo judío de regreso definitivo a su patria nacional. TaShuVU en números asciende a 708 ( tav=400, shin = 300, vei = 2, vey = 6 ). Cuando escribimos el año, hacemos caso omiso de los milenios. En el año 1948 del calendario secular fuimos testigos del milagro del retorno de los judíos a Israel. En el calendario hebreo era el año 5708. Este era el año previsto por la palabra incompleta (TaShuVu). Volvimos, faltando ‘6’, los 6 millones de nuestro pueblo que perecieron en el holocausto. Sin embargo, el cumplimiento de la predicción del retorno precisamente en ese año implicado por la gematría de TaShuVU nos dan firme esperanza de que las palabras de los profetas sobre la Redención Final también se harán realidad.”
[8] http://www.independent.co.uk/news/world/middle-east/israel-facebook-team-up-social-media-posts-incitement-violence-a7306436.html
Publicado por Revisionista en 9:19 No hay comentarios:

Etiquetas: Artículo, Colombia, Política, Revista, Sigfrido

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: